Villancico 2016

22.12.2015 04:58

Otras doce campanadas, y que no pare el hechizo,

celebremos más bodas, más divorcios, más bautizos,

será mejor cantar que pensar en nuestras sombras.

 

Otras doce uvas, saca champagne, dame marisco,

la vida se ha creado para darle un buen mordisco

y para disfrutar como gatos por la alfombra.

 

No seas de mí. 

No seas de ti.

No seas de nadie. 

No seas

de ese político

que te ata

y te diluye,

tampoco de ese grito 

que te humilla

y que te cubre. 

Disfrázate de aire

y no seas,

por un momento... 

Rompe el vuelo

cada lunes

y sorprende a tu sombra.

Crea un beso

cada viernes

y pulsa el ON de tu alma. 

Vibra como cuenco tibetano, 

como diente de león,

y sonríe aunque no tengas por- 

qué. 

No es necesario

que opines lo que yo opino, 

que hables como yo hablo, 

ni tan siquiera 

que te conviertas

en un sucedáneo

de tu horóscopo o tu apellido,

de tu pasado o de tu pueblo. 

No seas 

una suma de los demás,

no seas

una construcción del resto. 

Que tus pensamientos nazcan sin permiso 

en el fondo

de lo hondo 

de tus sueños. 

Que tus arrebatos sean paraísos

sin ley

ni patria

ni dueño. 

Experimenta el no ser,

el flotar por encima de todo 

como hacen las pelusas

de tu diario

o el silencio de los domingos. 

Experimenta el no ser

otro. 

Deja que tus latidos

se estiren como cometas, 

como chicles infantiles,

y que tu piel

sea seda fina y sin costuras, 

alimento fértil y desnudo.  

Deja que tu cabello, 

hilo blando y marinero, 

se olvide de sus raíces

y no sea nada,

por un momento…

Pero sobre todo,

por favor,

sobre todo, 

necesito que te grabes un SÍ 

ante el nuevo año que entra.

No seas de mí. 

No seas de ti.

No seas de nadie. 

 

¡¡FELIZ 2016!!

 
Roberto Gallego